• Lun. Sep 20th, 2021

Catástrofe generacional

Poradmin

Dic 25, 2020

En agosto de 2020, el Secretario General de las Naciones Unidas, señaló que los impactos en la Educación a causa de la pandemia por coronavirus generarían una «catástrofe generacional», en el contexto, de que los gobiernos del mundo preparaban estrategias de respuesta para asegurar el acceso a la educación de los estudiantes para el ciclo escolar 2020-2021.

La realidad fue que, si bien los esfuerzos fueron descomunales y arrojaron resultados en su mayoría favorables, muchos estudiantes se vieron afectados: desde dificultades de salud mental para adaptarse a un sistema en línea espontáneo, hasta no poder volver a la escuela y poner un alto a sus proyectos profesionales. De acuerdo con un reporte publicado por la UNESCO, 165 millones de estudiantes se vieron afectados por la pandemia de coronavirus en los 32 países de América Latina y el Caribe (UNESCO, 2020).

Asimismo, 26 países implementaron formas de aprendizaje por internet y 24 establecieron estrategias de aprendizaje a distancia. En México se puso en marcha el programa  Aprende en Casa que combina clases y materiales educativos digitales y a través de horarios televisivos para garantizar el acceso a la educación básica y media superior. De igual forma, se recurrió al uso de herramientas digitales como servicios de videollamadas o de evaluación en línea, así como programas de abasto de material computacional para los alumnos.

Independientemente si la educación a distancia llegó para quedarse o no, no debemos dejar de un lado la educación presencial, propicia la socialización y apropiación de formas de comportamiento.

No obstante, seguimos subsistiendo de la virtualidad, por lo que es importante que los profesores se actualicen y busquen una constante mejora de la enseñanza digital en beneficio de los alumnos. La comunicación con el alumnado, al igual que con los padres de familia, es de suma importancia para conocer la situación individual de cada uno de ellos, con el fin de implementar una educación inclusiva.

Fuentes: https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000374075

https://en.unesco.org/covid19/educationresponse
https://news.un.org/en/story/2020/10/1075982
Please follow and like us:
Facebook
Twitter